Los mejores tips para hacer unos deliciosos cupcakes


Por Capitán Rábano.

Parece que fue ayer cuando empezamos a oir hablar de cupcakes y sin embargo ahí están, ocupando un lugar en nuestras vidas, ya sea para disfrutarlos o para criticarlos. Si eres de los primeros, sigue leyendo y si eres de los segundos, pues sigue también; que aquí siempre hay espacio para todos y nunca se sabe cuándo te puede ser útil este post, oye, ¡que te hablo por experiencia!, que puede que abomines de ellos y te salga una novia (o novio) a la que le encantaría que se los preparases un fin de semana de sofá y mantita (si te esfuerzas un poquito triunfas, fijo, aunque esto no te lo digo por experiencia 😅) o te puede salir una hija, como a mi, a la que le empiece a pirrar esto de hacer “manualidades” con algo delicioso que luego se va a comer e invitar a sus amigos (y de paso llenarte la casa de niños bajitos).




Y sin bromas, uno de mis mayores disfrutes actuales es introducirme en la cocina con ella y ver su sonrisa mientras juega y aprende y para eso este mundillo es ideal, porque implica destreza manual, diversión, imaginación, etc.

Pero oye, que sirven para mucho más, por ejemplo, para hacer la pelota en el trabajo llevando una cajita con un set variado, para una reunión temática (¿qué tal unos cupcakes para una convención de trekkies?) o para epatar a tu cuñado (este suele ser un móvil poderoso) haciendo algo en lo que él no pueda rebatirte nada (no como con la barbacoa).

Pues bien, llegados a este punto hablemos de tips, de gadchets para conseguir personalizar tus cupcakes (incluso tus magdalenas) y una cosita, antes de seguir os recuerdo que, en mi opinión, el gadchet verdaderamente imprescindible a la hora de hacer repostería es una báscula de precisión, que estas cosas a ojo solo le salen bien a las abuelas de otros tiempos.


Para la decoración de cupcakes vais a necesitar útiles para moldear, cápsulas para las masas, pasta para decorar, cajas para transportar con garantías, expositores para epatar a vecinos y cuñados, etc.. No echaréis nada en falta.

El siguiente paso evolutivo consiste en combinar los diseños individuales para conseguir un conjunto de fantásticos diseños hechos con cupcakes, ¿qué me dices?, nada mejor para una mesa dulce en una fiesta de cumpleaños, ¿verdad?.


¿Has llegado hasta aquí?, ¿sigo sin convencerte?, ¿no te ves horneando y ejercitando tu destreza manual?. Pues te voy a dar una razón definitiva: regalar.

Es imposible que no conozcas a alguien a quién hacer feliz regalando una equipación para hacer cupcakes, ¿verdad?.

Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.