Coca de boniato y miel de naranjo [Descubriendo la gastronomía de Castellón]

La Coca dulce es uno de los patrimonios gastronómicos de Castellón: Hoy versionamos la receta clásica usando boniato y miel de naranjo. Porque además de sabrosos arroces y estupendas playas, la provincia cuenta con una rica tradición repostera propia, digna de ser conocida.


La gastronomía de Castellón es rica sobre todo en arroces, injustamente eclipsada por la mundialmente conocida y globalizada paella Valenciana. 




Sin embargo nada tienen que envidiarle el arroz a banda (magnificado por el Chef estrella Michelín, Miguel Barrera) el arròs amb fesols i naps (arroz con judías y nabos) ni tampoco otras especialidades castellonenses como la Olleta de la Plana o la Coca de tomate y los sabrosos y contundentes Ximos o bocadillos magdaleneros.




Todos estos manjares salados y mas, tuvimos ocasión de degustarlos hace pocos días en la presentación del evento "Castelló Gastronómico" que se celebró en Madrid con objeto de promocionar y dar luz sobre la riqueza de los productos y platos castellonenses.




Sorprendió especialmente entre los presentes por su variedad y sabor, la representación de la repostería planense: Coca de Taronja (un bizcocho fino y clásico con un marcado sabor a cítricos de la zona) Flor de Lledó (un dulce creado en honor a la patrona, la Magdalena: Realizado con hojaldre relleno con crema de naranja, limón confitado y aroma de azahar que se degusta en abril y mayo)

El Pa de Castelló (un pan con textura de bollo, aderezado con sal marina, aceite de oliva del país y almendras marconas, que puede comerse como dulce o bien acompañando a platos salados)

Destacando entre todos el Fadrinet, un postre registrado por el gremi de forners de Castelló, elaborado con orejones, higos, piñones, boniatos, crema pastelera y vino mistela que asombra por su delicadeza y complejidad.


Pá de Castelló


Fradinets, en primer plano y Pelotas de Fraile al fondo.


Flor de Lledó


De la necesidad forzada por la falta de un ingrediente, la harina y de la creatividad humana, nació la sabrosa Coca de Castelló.

Cuenta la tradición que la receta original de este bizcocho fino y esponjoso, surgió al sustituir por patata la harina para espesar la masa.

Su creador, a buen seguro, desconocía la existencia de la celiaquía y otras alergias e intolerancias alimentarias, pero sin saberlo, descubrió una forma de endulzar la vida a las personas que las padecen.

Nosotros hemos dado un pequeño giro otoñal a la Coca original cambiando la patata por boniato y parte del azúcar por miel de naranjo para potenciar el sabor del cítrico de la comunidad valenciana.

Ahí va la receta

Coca de boniato

 

 

Ingredientes: 

500 g de boniato cocido y machacado.
250 g de azúcar.
150 g de miel de naranjo.
La ralladura de la piel de una naranja grande.
250 g de almendra molida.
6 huevos.
azúcar glass para decorar.

Elaboración: 


1.- Pelar los boniatos y cocerlos en agua abundante hasta que al atravesarlos con un palillo no ofrezcan resistencia. Escurrir y reservar. También podemos asarlos con piel en el horno y luego pelarlos, en cualquier caso debemos dejarlos enfriar. 

2.- Separar las yemas de las claras y montar estas últimas a punto de nieve firme. Reservar. 
Precalentar el horno 180ºC. 

3.-En un cuenco grande introducir los ingredientes por este orden: el azúcar, la miel, las yemas de los huevos (removiendo hasta que blanqueen).
 
4.- Después el boniato machacado, la almendra molida y la ralladura de naranja (sin parar de mezclar hasta que sea una masa muy blanda y homogénea). 

5.- Por último añadir las claras a punto de nieve con movimientos envolventes para que la masa coja aire. 

6.- Extender en una fuente de horno rectangular previamente engrasada con aceite de girasol o mantequilla e introducir en el horno durante 30-35 minutos o hasta que esté dorada. Transcurrido el tiempo sacad del horno, dejad enfriar, desmoldar y decorar con azúcar glas.








Se toma como desayuno o merienda y como base para tartas multicapas, horneando varias tandas y usando el relleno que mas nos guste.

Hasta pronto: Salud y kilómetros!



Carmen Rodriguez

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

5 comentarios:

  1. Hola, fíjate que nunca he comido boniato. La verdad es que aquí (en el Bierzo) no es un producto que se use en la cocina, aunque ya lo he empezado a ver en los super, pero creo que con la pinta que tiene esta coca, le voy a poner remedio.
    Muchísimas gracias por compartir la receta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a tí por tu comentario!lacocinadeMaky, a mi el boniato me encanta como sustituto de la patata, es algo mas dulce por eso le va bien a la repostería. Prueba y ya me cuentas.
      Bss

      Eliminar
  2. Buah! Tremendo.
    Precisamente de boniato me pongo a caldo... me encanta. A veces lo hacemos en el horno, pero hemos visto que el supermercado junto a casa, que tienen horno para el pan caliente (esa mierda de pan precocinado y congelado que venden por todas partes), de vez en cuando meten boniatos y los venden ya hechos, y calentitos. Merece la pena. Nos lo solemos tomar a palo seco, de postre, o para merendar... a bocados, ya que es dulce y no hace falta nada más... pero esta elaboración con boniato (también se llama batata, ¿no?) tiene que estar para morirse tres veces... la tendremos que probar.
    Gracias Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, también se llama batata. Oye es la primera vez que la hacía, me ha sorprendido lo jugosa, lo fácil que es y el sabor fino que tiene, no sabe a tubérculo, entiendeme.
      Además como el boniato es dulce, le puedes echar muy poca azúcar o miel o agave, lo que le pongas tu. Sale una buena cantidad y se conserva varios días en caja de lata.
      Hazlo y me dices.
      Y como siempre, muchas gracias por comentar Fran. Bss

      Eliminar
    2. y yo el boniato, en los guisos lo echo y al horno lo hago y también con un poquín de sal. Frito es una perdición pero engorda...

      Eliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.