Queso untable de cabra y pimentón: Hecho en casa y con yogurtera

Te enseñamos a hacer queso untable de cabra, ecológico y con poco esfuerzo. Rescata del armario alto de la cocina la yogurtera viejuna de tu madre o cómprate una, porque te va a encantar experimentar con ella y hacer quesos de muchos sabores.




Tenemos muchas recetas de yogur en el blog y todas riquísimas: Desde salsas como la que acompañaba al delicioso bocadillo de carne picada o el korma de pollo del Capitán Rábano. De sabores dulces de lo mas original como el de torrija cacahuete hasta salados como el de espárragos y atún.

Era cuestión de tiempo que intentara hacer queso con la yogurtera y saliese bien: En casa ya había hecho requesón simplemente calentando leche entera, cortándola añadiendo zumo de limón y retirando el suero presionando la pasta.

Se me ocurrió que en el proceso de hacer yogur si aumentaba el contenido de sólidos totales conseguiría una consistencia final muy parecida al queso sin tener que utilizar cuajo y así ha sido. 

La receta es muy básica, prácticamente la misma que la del yogur, sólamente he realizado pequeñas modificaciones en cuanto a las proporciones, cantidades y  tipos de yogur.

Queso untable de cabra con pimentón y AOVE








Ingredientes para 250 g de queso aproximadamente.


  • 750 cc de leche de cabra ecológica. 
  • 125 g de yogur de cabra ecológico. 
  • 100 g de kéfir de cabra
  • 75 g de yogur griego 0%. 
  • 100 g de Skyr (un lácteo denso parecido al queso quark alemán muy rico en proteínas).
  • Sal y pimentón agridulce al gusto. 
  • AOVE variedad picual por su sabor picante y amargo.


Elaboración: 


1.- Templamos la leche (el calor acelerará el proceso de crecimiento bacteriano) y añadimos el yogur de cabra, el griego, el kéfir y el skyr y lo batimos todo con la turmix energicamente hasta que no quede ni un grumo. 

2.- La mezcla se vierte en los recipientes que trae la yogurtera o en otros de cristal perfectamente limpios y secos: Dentro de la yogurtera se dejan destapados para que no se cree un exceso de líquido al formarse el yogur. Se cierra el aparato y se pone en funcionamiento durante 12 horas.

3.- Al día siguiente se sacan los recipientes, ahora sí, se tapan y se dejan enfriar a temperatura ambiente. De ahí pasan a la nevera un par de días. 

4.- Al cuarto día procedemos al desuerado: Vertemos sobre un colador fino con una gasa si es posible el contenido de nuestros recipientes, dejamos que se filtre muy bien el líquido para desecharlo y aplastamos suavemente la pasta resultante. 

5.- Realmente nuestro queso de untar ya está hecho, sólo queda darle forma y "aderezarlo". Para ello vamos a usar un recipiente de cristal de la forma que queramos. 

6.- En el fondo disponemos un chorro de AOVE justo para cubrirlo y sobre él nuestra pasta de queso, presionándola para que tome la forma del recipiente. Sobre ella sazonamos con sal fina de mesa abundante, sin formar capa y con el pimentón y se tapa.
Se deja en la nevera en la zona mas fría un par de días mas y luego a comer.


 

Diez razones para hacerlo tu y no comprarlo. 

 

1.- Si lo haces tu, sabrás los ingredientes reales: Indispensable si en casa alguien padece alergias alimentarias.

2.- Tu queso contendrá los fermentos lácticos propios del yogur, tan beneficiosos para la salud. Si además usas los que tienen lactobacillus casei y bifidobacterias conseguirás un alimento probiótico que favorece el mantenimiento de una flora intestinal sana.

3.- Puedes modificar el sabor y adaptarlo a tus gustos: Usando leche y yogures de vaca tendrás un untable mas suave (aunque la leche de vaca libera mas suero y la cantidad de pasta de queso resultante será menor)

4.- Igualmente puedes controlar su valor energético, con leche desnatada y yogur exclusivamente 0% materia grasa.

5.- Consigues un queso 100% vegano y casero utilizando lacteos de soja.  

6.- Comprando yogures y leche ecológica de buena calidad disfrutarás de un queso ecológico a precio sin competencia.

7.- Al estar realizado con yogur, las bacterias vivas actúan alargando la "fecha de consumo preferente", favoreciendo su conservación en el frigorífico (el que aquí veis llevaba tres semanas hecho).

8.- Sabrás lo que es la satisfacción del "hand-made", osea "lo he hecho yo" y de ver las caras de aprobación de tu familia y amigos mientras se lo zampan en un pis-pas.

9.- Admite variantes en el aderezo. En lugar de pimentón, podemos usar hierbas aromáticas como romero, tomillo, orégano... ¿Por qué no atreverse con un queso al curry?

10.- La razón principal y definitiva: Está buenísimo.

 Hasta pronto: Salud y kilómetros!



Carmen Rodriguez

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

2 comentarios:

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.