Cerveza y salud cardiovascular: Buenas noticias para los Beerlovers

"La cerveza consumida de forma moderada es buena para la salud, aunque contenga alcohol" Con esta conclusión, la Ciencia echa por tierra la idea errónea de que tomar alcohol es perjudicial ¡Ojo! No vale cualquier tipo de bebida alcohólica ni en cualquier cantidad: Hoy te contamos las claves para que estés bien informado mientras te cuidas bebiendo cerveza".


En este blog nos importa y mucho la salud, vaya por delante que con esta entrada no abogamos en ningún momento por la ingesta excesiva de alcohol, lo que sin duda genera  graves problemas físicos, psicológicos, sociales y familiares. Pero siempre procuramos hacernos eco de los últimos avances en nutrición y alimentación y con esta pretensión hemos acudido al XII Congreso Internacional de Alimentación, Nutrición y Dietética celebrado este mes en la Universidad Complutense de Madrid donde se han presentado conclusiones sobre estudios serios que avalan que el consumo moderado de cerveza aporta además de nutrientes, efectos protectores para la salud.
 



Conocida desde hace milenios, el consumo de esta bebida alcohólica se extendió desde las antiguas Egipto y Mesopotamia por todo el Mediterraneo, Norte de Europa y desde allí a todos los paises del mundo. 

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la República Checa es el lugar del planeta donde mas cerveza se consume por persona, seguida de Irlanda y Alemania, ocupando España un discreto decimosegundo lugar.

La cerveza elaborada con métodos tradicionales, se considera una fuente importante de hidratos de carbono, vitaminas del grupo B y ácido fólico provinientes de los cereales que la componen: Clásicamente malta y trigo. Minerales como el fósforo, potasio, magnesio, sodio y calcio en proporciones considerables y sin aporte de ningún tipo de grasa.

Lo que la convierte, en su versión sin alcohol, en un poderoso aliado en las estrategias nutricionales y de rehidratación de los deportistas.

El Dr. Ramón Estruch y sus colaboradores han confirmado con este reciente estudio, difundido por el centro de información: Cerveza y Salud, realizado sobre una población masculina de mediana edad con factores de riesgo para sufrir enfermedad cardiovascular, que la ingesta moderada de cerveza con y sin alcohol, reduce la tensión arterial sistólica, aumenta el colesterol bueno (HDL), influye sobre la formación de la placa de ateroma dentro de los vasos sanguíneos (disminuye la formación del trombo) y mejora la regeneración de los vasos dañados.

Incluso tras un infarto de corazón, se ha comprobado que una ingesta regular de cerveza, mejora la cicatrización del miocardio. Y todo ello sin afectar al buen funcionamiento del hígado, aumentar el peso ni el perímetro abdominal. 

Es significativo además que alguno de estos resultados positivos se obtengan tomando cerveza clásica (siempre que contenga un volumen de alcohol del 5 al 8%) y que no aparezcan bebiendo "sin"





Lo que sugiere ciertamente que beber cerveza moderadamente: Entendiendo por moderada la ingesta diaria en la comida, de una cerveza mediana o una lata (330 ml, 14 g. de alcohol) para las mujeres y dos (24 g. de alcohol) para los hombres según las consideraciones del NIAAA (National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism) podría, dentro de un estilo de vida que incluya una dieta equilibrada y si no hay otro tipo de contraindicación para tomar alcohol, proporcionar importantes beneficios a nivel cardiovascular.
  
La base de estos beneficios radica en la presencia de unos compuestos vegetales, los polifenoles, que se encuentran principalmente en el lúpulo que se añade a la cerveza para ayudar a la conservación y a la estabilización de la espuma y que son los responsables en gran parte del color, sabor, aroma y sobre todo del amargor de la bebida.




Dependiendo la fracción de polifenoles de la cantidad y variedad de flor del lúpulo con que se mezclen los cereales básicos de la receta y posiblemente del tipo de fermentación, se concluye que es mas saludable ingerir las tipo ale (IPA, Stout, negras) por la elevada presencia de lúpulo como ingrediente, seguidas de las tipo Lager, que son elaboradas con una fermentación a baja temperatura, deseable para que no se destruyan los polifenoles por efecto del calor. Siendo las cervezas sin alcohol las que menos concentración de polifenoles presentan.

Ya no hay que buscar excusas para tomarse una cerveza, ni tampoco y con mas razón, para cocinar con ella. En el blog tenemos unas cuantas como el delicioso estofado de carne con Guiness  o el mas reciente e igualmente sabroso pan de cerveza negra y cacao del Capitán Rábano pero como lo nuestro también es innovar e ir mas allá de la tradición, pronto os vamos a sorprender con alguna receta diferente con cerveza.


Hasta pronto: Salud y kilómetros!!


Carmen Rodriguez

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

3 comentarios:

  1. Hola. ¿Dónde están los enlaces a esos "estudios serios" que hace referencia este publireportaje?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el propio texto del post aparece enlazado, pero te lo dejo aquí también: http://www.cervezaysalud.es/wp-content/uploads/2012/07/CICS-estudio-22_definitivo_bj.pdf

      Eliminar
    2. Querido anónimo: Tengo 82 referencias bibliográficas del metaanálisis, que no publireportaje(los infocomerciales están pagados y aquí no nos ha pagado nadie,ni con una jarra de cerveza: No es el estilo de los Congresos Internacionales celebrados en Universidades públicas de prestigio, tu ya me entiendes) del que dudas de su "seriedad" y rigor científico, que estaría encantada de compartir contigo si renunciaras a tu anonimato.
      Un cálido saludo

      Eliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.