Nido de tallarines de cúrcuma con sangre de cerdo [Cocina Chiñolesa]

Tallarines de cúrcuma con dados de sangre de cerdo en nido: Nos convertimos en gurús culinarios adelantándonos al futuro con este ejemplo de fusión gastronómica Hispano-China. Nuestra interpretación de lo que hemos dado en bautizar como Cocina Chinolesa.


Por: Carmen Rodríguez

Los chinos de segunda generación, hijos de los que emigraron para buscarse la vida en nuestro pais, se definen a si mismo como Chiñoles (mitad chinos, mitad españoles: Ninguna de las dos cosas y todo a la vez). La sensación de falta de pertenencia a un grupo en concreto, a una patria donde tener echadas las raices, es muy común entre los emigrantes.  


Dando una vuelta por Usera (el "chinatown" madrileño por excelencia) se me ocurre al perderme en sus calles llenas de letreros escritos en caracteres hànzi, como será la vida gastronómica de los Chiñoles:

¿Desayunarán los tradicionales BaoZi 包子,Tangbao 汤包, Mantou 馒头 (bollos al vapor rellenos de carne, sopa o nada) acompañados de sopa de arroz y Douhua 豆花 (puding de tofu salado con jengibre y jarabe de azúcar moreno)? ¿Se despertarán con té de la mañana (zăochá 早茶) y Dim Sum? ¿Romperán el ayuno antes de ir al instituto con fideos de trigo y arroz: miàntiáo 面条 y mǐfěn  米粉 ? ¿Mojarán como sus padres los populares Youtiao 豆浆 (palos de masa frita retorcida) en leche de soja o camino del colegio subirán por la calle Marcelo Usera y sucumbirán a unos castizos churros en "Flores" una de las mejores y desconocidas chocolaterías de Madrid?.





Seguro que cuando se reunen en alguno de los frecuentados restaurantes chinos de la zona como los conocidísimos "Royal Cantonés" (Olvido 92), "Lao Tou" (Nicolás Sanchez, 35) o "Igo Pasta Ramen" (Dolores Barranco, 88) siguen comiendo con agua caliente o té (como manda la estricta tradición china a la mesa) compartiendo al centro platos abundantes, manejando los palillos con envidiable habilidad (nunca se clavan en la comida ni se dejan en el borde del plato con las puntas hacia arriba: Trae mala suerte). Sorbiendo los fideos limpiamente y escupiendo los huesos de las piezas de carne sobre la mesa (que conste que en China no es de mala educación).

En este barrio la comunidad china cohabita con la sudamericana, mas cercana cultural y gastronómicamente a la nuestra en la que la casquería tiene un papel destacado: Guatitas, chanchules, anticuchos, callos... son fáciles de encontrar en el Mercado de Usera, curiosamente la presencia de entrañas también es habitual en el recetario de las provincias del sur de China: Riñones e hígados salteados con salsa de ostra, jengibre, cebolleta o en sopa, intestinos fritos mojados en salsa de judia dulce, rodajas de lengua de cerdo con sal y aceite de sésamo o las populares tiras de oreja braseada en salsa de soja de la provincia de Sichuan.

No me cabe la menor duda que en un futuro inmediato, aparecerá en el panorama gastronómico una cocina fusión resultante de este crisol de culturas. Mientras tanto nos inventamos una deliciosa receta para jugar con ingredientes hispano-chinos ¿Te atreves?


Ingredientes:

  • 250 g de tallarines de cúrcuma (los nuestros: Artesanales y ecológicos de Pasta Martinelli) 
  • 400 g de sangre de cerdo cocida cortada a dados.
  • 1 vaso de salsa de soja.  
  • 1 vaso de caldo de verduras.
  • 1 cebolleta cortada en brunoise. 
  • AOVE. 
  • Aceite de sésamo. 
  • Semillas de sésamo tostado. 
  • Zumo de lima.
  • Sal, ajo en polvo, cúrcuma, curry y pimienta verde molida al gusto.


Elaboración:


  • Maceramos los dados de sangre en la salsa de soja durante una hora. 
  • Pasado ese tiempo ponemos a calentar en una sartén un chorro generoso de aceite de oliva, donde pocharemos la cebolla hasta que esté transparente reservándola aparte. 
  • En esa misma sartén pondremos un poco de aceite de sésamo. Cuando esté caliente doramos por todos los lados los dados bien escurridos y sazonados con las especias. 
  • Después verteremos en la sartén la salsa de soja de la maceración junto con el caldo y la cebolla, dejándolo cocer a fuego suave durante 5 min. Tiempo necesario para cocer nuestra pasta, dejándola "al dente" e incorporándola a la sartén una vez escurrida para que absorba la salsa y termine de hacerse (2 minutos más).

Presentación:

  • Se sirve con unas gotas de zumo de lima y semillas de sésamo en cuenco chino o bien cocinaremos previamente un nido comestible horneando en un molde redondo engrasado, 3 láminas de pasta filo dispuestas alrededor del mismo para tomar la forma redonda durante 15 minutos a 180ºC aproximadamente o hasta que esté dorado vigilando que no se queme.





Hasta pronto: Salud y kilómetros!

Carmen Rodriguez

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

2 comentarios:

  1. Que barbaridad, Carmen. Esto tiene que estar riquísimo. Te felicito por tamaña receta intercultural. Yo soy, además el tonto de la cúrcuma... se la pongo a todo, desde hace años. Incluso hace tiempo que no uso pimentón en los potajes... creo que la cúrcuma es una especia con mucho potencial.
    Te has currado bastante la entrada, con caracteres chinos y todo... vamos, un 11 sobre 10.
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fran! El listo de la cúrcuma, diría yo. Antinflamatorio, antifúngico,antibacteriano natural... Lo ideal sería aprender chino mandarín jajaja, mientras tanto nos conformamos con la comida china no?

      Eliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.