Croquetas de torrija de leche [Croquetizando la semana santa]

Croquetas de Cuaresma: Croquetizamos las torrijas de leche para modernizar tu cocina esta Semana Santa


Que en este blog nos gusta jugar y experimentar en la cocina, dándole nuestro aire a recetas tradicionales no es nuevo. El año pasado nos atrevimos con un yogur y un helado de torrija que a más de uno sorprendió. En esta semana santa nos mostramos de nuevo irreverentes y nos saltamos las normas con estas croquetas dulces que a todo el que las prueba hace pecar una y otra vez ¿Estaremos en riesgo de excomunión por incitar a la gula?. La verdad es que si las catas, estás perdido...



Ingredientes (Para una docena aprox.)


  • 150 g. de harina de trigo (la misma cantidad de harina que de mantequilla). 
  • 150 g de mantequilla (a temperatura ambiente). 
  • 750 ml de leche fresca. 
  • 2 palos de canela. 
  • La monda de un limón grande.
  • 100 g de azúcar blanquilla. 
  • 2 huevos frescos (los míos de Ecoavi
  • Pan rallado.  
  • 1/2 cucharadita de sal. 
  • Aceite de oliva.
  • Canela molida. 
  • Ralladura de limón y azúcar glas para adornar.


Elaboración:

  • Se pone a cocer la leche al fuego con el azúcar, la canela en rama y la mondadura de limón, con cuidado que no se salga, se deja unos 10 minutos se cuela y se reserva. 
  • En una sartén honda y ancha se pone a deshacer la mantequilla a fuego suave, cuando esté fundida se añade la harina de trigo y se deja tostar, dando vueltas todo el rato con cuchara de madera, siempre en el mismo sentido hasta que se forme una bola. 
  • Entondes se vierte la leche infusionada templada poco a poco, se añade la sal y se sube el fuego a medio para que la mezcla cueza (unos 10 minutos en total) y no tenga sabor a harina cruda, removiendola hasta que ligue y se convierta en una bechamel no muy espesa. 
  • Si es necesario se puede añadir mas leche hasta que consiga la textura que deseamos o la que te guste, para estas croquetas buscamos un punto algo mas denso que habitualmente. Por norma general, exceptuando las cantidades de harina y mantequilla que al ser iguales son garantía de una bechamel equilibrada y sin grumos, la proporción de leche depende del deseo del cocinero, teniendo en cuenta que cuanto mas líquida, mas difícil de manipular a la hora de empanar y freír. 
  • Una vez lista la bechamel se dispone a enfriar a temperatura ambiente en un plato hondo durante 3-4 horas. 
  • Transcurrido el tiempo se pone el aceite de oliva a calentar (se puede sustituir por el de girasol, pero hay que tener en cuenta que su potencia calorífica es menor) mientras lo hace se moldean las croquetas pasándolas por huevo batido y pan rallado mezclado con canela molida al gusto. 
  • Se fríen hasta que estén doradas. 
  • Se disponen en un plato con papel de cocina para absorber el exceso de grasa y queden crujientes. 
  • Se espolvorean con canela, azúcar glas y ralladura de limón. 



 
Se conservan tapadas con papel aluminio o en caja de lata, nunca en plástico ni en nevera. 

Se sirven  a temperatura ambiente o con un golpe de 10 segundos de microondas a potencia máxima (así es como mas me gustan).

Se comen con los dedos, acompañadas del café de media tarde, con una copita de anís entre paso y paso de Semana Santa o de postre en el picnic del Lunes de Aguas a orillas del río Tormes después del hornazo.


Hasta pronto: Salud y Kilómetros!

Carmen Rodriguez

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.