Pizza "Soja Lovers" estilo Chicago: Vegana con sabor a carne

La soja texturizada ha dado el salto a las estanterias del supermercado de barrio desde el restringido mundo vegetariano. Hoy te contamos curiosidades sobre este método de procesamiento industrial, sus asombrosas propiedades nutricionales y su aplicación en la cocina con una interpretación vegana de la Pizza "carne lovers" a la que en nada tiene que envidiar en sabor.

Por: Carmen Rodríguez.



Soja, soya, sojabohne...son algunos de los nombres que recibe la legumbre Glycine Max. Originaria del norte y centro de China y considerada desde el año 3000 A.C como una de las cinco semillas sagradas.

Su cultivo y consumo se ha extendido por todo el planeta con progresión geométrica por sus propiedades nutricionales y sus múltiples aplicaciones en la industria alimentaria.

La soja es un alimento muy completo que presenta dos ventajas principales en comparación con otras legumbres conocidas: Contiene la mitad de hidratos de carbono que estas, mas proteínas y de mas alta calidad, amén de minerales (potasio, fósforo, magnesio, zinc) y proporciones razonables de vitamina B, E y K. Posee una fracción elevada en fibra que resulta beneficiosa para el control de la glucemia, junto con un alto porcentaje de ácidos grasos insaturados e insignificante de los saturados que favorece la disminución de la formación de placas de ateroma dentro de los vasos sanguineos, convirtiéndola en un aliado importante para prevenir las enfermedades cardiacas.







Las isoflavonas vegetales y los fitoestrógenos de la soja han sido utilizados de forma controvertida para el control de las hormonas femeninas en la menopausia y por su posible relación con algunos tipos de cánceres.

Nutricionalmente es una joya, de hecho durante la segunda guerra mundial se usaba para paliar las carencias nutritivas de los soldados y en la industria alimentaria se ha convertido en un indispensable como aditivo en infinidad de preparados alimenticios por sus propiedades emulsificantes, gelificantes, viscosantes, espumantes, texturizantes, humectantes, blanqueantes, estabilizante térmico...  encontrándola en diferentes formas (aceites, concentrados...) en alimentos cárnicos procesados, sopas, cremas, salsas, productos de panaderia, bebidas, productos lácteos, alimentos infantiles...

Para nuestra receta de hoy nos interesa un método de procesamiento de la soja denominado texturización, que se obtiene por extrusión termoplástica de la harina o concentrados de soja sometidos en presencia de calor húmedo a una presión elevada, a los que se puede añadir colores, sabores y darle distintas formas dependiendo de los parámetros de producción deseados (Algo parecido a la elaboración de las bolsas de "gusanitos" de nuestros niños o a muchos de los cereales del desayuno)





Tratada así, la soja es usada en cocina como un sustituto excelente de la carne, el pescado o el pollo porque una vez rehidratada (para lo que se requiere poquísimo tiempo) y convenientemente sazonada, adquiere una textura análoga a aquellas.

Al conseguirse desde el concentrado, en la soja texturizada se llega hasta un 70% de contenido en proteína vegetal de alta calidad.

Increiblemente barata, cunde muchísimo y su almacenamiento en lugar seco y fresco permite conservarla durante mas de un año.

Pizza "Soja Lovers" Chicago Style


Ingredientes (Para 4 personas)

  • Masa de pan casero (200 g) o en su defecto una masa de pizza de buena calidad. 
  • 150 g de soja texturizada. 
  • Tomates secos en aceite de oliva (6 unidades).
  • Una lata de tomate doble concentrado natural (170 g).
  • 100 g de frutos secos crudos o tostados pelados surtidos (cacahuetes, almendras, avellanas, anacardos, nueces del brasil).
  • Sal, ajo, cebolla, pimienta negra molida, orégano, granos de anís y pimentón agridulce al gusto (puedes sustituirlas por un sazonador barbacoa).
  • Verduras variadas (pimiento verde, cebolla morada, berenjenas).
  • Hojas de albahaca.
  • AOVE


Elaboración

  • Ponemos la soja a remojo en agua fria durante 20 min. Cuando haya transcurrido el tiempo, escurrimos bien la soja texturizada y la ponemos a "macerar" con las especias o el sazonador barbacoa. Mezclamos bien.
  • Precalentamos el horno 200ºC 
  • Mientras tanto elaboramos nuestro "pesto" pasando por el robot los tomates secos con un buen chorro de aceite, la lata de tomate doble, los frutos secos y tres hojas de albahaca, sazonándolo al gusto.
  • Cortamos las verduras en tiras finas y las disponemos en un plato, introduciéndolas en el microondas durante 2 min a potencia máxima: Sacamos y reservamos.
  • En una sarten bien caliente y con muy poco aceite doramos nuestros granos de soja extrusionada y reservamos.
  • Con el horno ya caliente trabajamos la masa de pan con las manos dándole forma redonda, de manera que quede con un grosor de unos 3mm. O si hemos elegido la masa ya hecha la desplegamos sobre la mesa de trabajo. Extendemos nuestro pesto encima de la masa, respetando el borde de la misma en un cm. Repartimos la soja-carne por toda la pizza. 
  • Colocamos la verdura alternando los diferentes tipos para que quede igual por todas partes.
  • Aderezamos con orégano. Añadimos un pequeño chorro de AOVE. 
  • Horneamos en una bandeja con papel sulfurizado a altura media hasta que esté dorada (unos 25 min)
  • Adornamos con unas hojas de albahaca al gusto. 

 


A ver... no os voy a mentir, igual que el cerdo o la ternera no es, pero por la textura se engaña al cerebro y "sabe" a algún tipo de carne que no se acierta a identificar.

Sabrosa queda un rato y se disfruta como si de una "carne lovers" se tratara, sabiendo además que es 100% vegetal y beneficiosa para tu salud.

Hasta pronto: Salud y kilómetros!

Carmen Rodriguez

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

4 comentarios:

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.