Ensalada de berenjenas asadas y curry de tomate

Una sencilla receta con una original combinación de ingredientes para transformar unas sencillas berenjenas en una elaboración sorprendente y deliciosa.


Por Capitán Rábano:


Venga va... abres la nevera y te encuentras con dos hermosas y turgentes berenjenas y dices, ¡a por ellas! y en ese mismo momento, una voz interior te dice:

- Oye... ¿y si las hacemos "de otra forma"?.
- ¿Cómo cual? (te oyes a ti mismo contestarte).
- Ni idea... mira a ver que hay a mano.

Y a mi es que es ponerme un reto así (aunque me lo ponga yo mismo) y oye, ¡que me vengo arriba!.

Al final se trata de aplicar el sentido común y la experiencia, es decir, si te respondes a una serie de preguntas básicas como:

- ¿Con qué me gustan las berenjenas?.
- ¿En que forma de cocción me gusta comerlas?

Tendrás medio camino hecho. Luego, solo necesitas tener un mínimo de ingredientes de fondo de armario para situaciones así.

Resulta que al final, los ingredientes eran de lo más normalitos para preparar unas berenjenas (tomate, aceite, mozzarella, etc...) y pensé en hacerlas al horno, bien cortadas en lonchas o bien cortadas a lo largo con su piel... vamos, algo de a toda la vida. Pero fue hace unos días, hacía calor y no me apetecía abusar del horno y del mero hecho de comer caliente, así que pensé en una forma que pudiera implicar hacerlas al horno, pero comerlas templadas o incluso, ¿por qué no?, frías.





Ingredientes:



  • Berenjenas (1,2 kg pesaron).
  • Tomate natural triturado (1 kg).
  • Mozzarella.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vadouvan(*) pimienta negra, jengibre fresco, sal y menta.



Elaboración:


1.- Lavamos y cortamos las berenjenas a lo largo (dos mitades) y luego en trozos grandecitos como se aprecia en las fotos (con piel).

2.- Metemos las berenjenas en una bandeja de horno con un poco de aceite y sal por encima. Unos 45 minutos a 190 ºC, deben quedar ligeramente doradas por los bordes y tiernas. Recuerda remover de vez en cuando.

Mientras puedes preparar el curry de tomate. Vamos a hacer una especie de passata o puré de tomate, pero especiado. Puedes partir de tomate entero, pero para ahorrar tiempo puedes utilizar un buen tomate natural triturado.

4.- Pon una sartén a calentar a fuego medio, incorpora una cuchara de vadouvan para que empiece a soltar aromas, remueve, que no se queme. Incorpora a continuación el tomate, a partir de ahora remueve constantemente a fuego bajo, se trata de que vaya reduciendo y espesando.

5.- A los 45 minutos tenemos las berenjenas a punto, incorporamos al tomate removemos, añadimos jengibre rallado fresco y pimienta negra. Rectificamos punto de sal.

6.- Apartamos del fuego y dejamos reposar, cuando esté templando servimos incorporando mozzarella y menta troceada.





Consideraciones:



(*) Conseguir vadouvan puede ser tarea compleja, pero puedes sustituirlo (más o menos) por nuez moscada y curry.

Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

1 comentario:

  1. Enhorabuena por el post, yo también opino que esa receta es genial.

    En https://productosgourmet.online podrás encontrar también algún artículo que tenemos respecto a esto.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.