Celiaco y deportista III [Entrevista a Miguel del Pozo]

Ser celiaco y practicar deporte es compatible pero extremando los cuidados en alimentación y salud. Este es el caso de Miguel, que nos cuenta cómo adapta sus hábitos nutricionales a su actividad física y las dificultades cotidianas a las que se enfrenta por su enfermedad celiaca.

Por Carmen Rodríguez:

Seguimos con nuestras publicaciones dedicadas a la Enfermedad Celíaca (EC), no te pierdas el primer capítulo introductorio y el segundo en el que entramos a fondo en la problemática del deportísta celiaco.

Miguel del Pozo es un corredor popular de 34 años diagnosticado de celiaquía a los 13 mediante biopsia intestinal aunque padecía síntomás típicos desde mucho antes (retraso en el crecimiento, abdomen abultado...) Sin embargo la EC no ha sido nunca un impedimento para que practique atletismo desde los 10 años y últimamente con mayor dedicación, entrenando a diario, a veces con "doblete" y también le de al baloncesto: su otro deporte favorito.

Miguel del Pozo y Haile Gebrselassie  
Lo primero darte las gracias por compartir con nosotros tu experiencia. Es muy interesante conocer de primera mano como es la vida cotidiana de un deportista con EC. ¿En qué te condiciona la celiaquía a la hora de llevar una vida normal?

En casa no tengo demasiados problemas. Lo más caro es la bollería industrial (otro motivo más para prescindir de ella) y el pan. Compro tostadas de maíz que pueden encontrarse con facilidad y son baratas y aunque no sirven para hacerse un bocadillo, son estupendas como acompañamiento o para untar.

No me gusta nada cocinar. Mi madre, Irene, se preocupa mucho por mí y cuando voy a su casa a comer me suele cebar y me da "tuppers" para un regimiento. También hace unas galletas caseras con la Thermomix que estoy seguro que si las comercializase, las comprarían a kilos hasta los no celiacos.

¿Y cuándo comes fuera. Es fácil y seguro encontrar un menú para celiacos y sobre todo suculento?

Recuerdo que cuando me diagnosticaron, comía en el colegio y poco menos que me "invitaron" a dejar de hacerlo porque suponía un problema. Ahora eso no se permitiría, antes era lo normal.

Fuera de casa a menudo es frustrante y desesperante, aunque casi todos los restaurantes han oído hablar de la celiaquía, en muchos acaban tirando a lo simple: Una ensalada, un segundo a la plancha y de postre fruta. En las bodas es peor, ves que el resto se está comiendo unos platos con una pinta increible y a ti te ofrecen solo esa alternativa...

Los viajes son el problema más grande. Voy siempre con una hoja impresa en la que se explica lo que es el gluten y los alimentos en los que se encuentra y lo normal es que el camarero la lea, ponga cara de susto y vaya a hablar con los de la cocina. A veces comes con la duda de si a las dos horas vas a estar revuelto o con naúseas. Encontrar un restaurante con platos "gluten free" en otro país es una alegría tan grande como descubrir un lugar hermoso que no aparece en las guias. Este verano fui a Etiopia  a correr el maratón de Awasa y tuve la suerte de que todo estaba muy bien organizado, probé una torta llamada "injera" hecha de teff  (un cereal sin gluten) con cierto sabor avinagrado pero buena acompañada de carne.

"Hay veces que comer no es un placer, sino una necesidad de alimentarse sin más."



¿Como ha afectado la celiaquía a tu salud?

Siguiendo la dieta sin gluten no había notado ningún problema de rendimiento, pero hace año y poco, cada vez corría menos por mucho que entrenase. Además tenía constantes lesiones musculares. Me detectaron en unos análisis anemia que desapareció tomando suplementos de hierro. Me dijeron que era algo que tenía que vigilar, por los problemas de absorción de los celiacos y más si realizamos entrenamientos de alta intensidad. Ahora me hago controles analíticos dos o tres veces al año. En las temporadas de más carga tomo un suplemento de magnesio, ácido hialurónico, colágeno y vitamina C que me ayuda pero no se si por efecto placebo o real.

Ahora hay mucha información sobre las alergias alimentarias. ¿A través de qué canales la has conseguido tú?

En los noventa, siendo una enfermedad muy desconocida y sin internet, la información era muy confusa. ¡Pensábamos que colando los fideos de la sopa ya quitabas el gluten! Me uní a la Asociación de Celiacos de Madrid que nos ayudó mucho: A conocer la enfermedad, a afrontarla y por último con una lista de alimentos sin gluten completísima e imprescindible entonces. También leo algunos artículos acerca de los avances para combatir la enfermedad pero soy bastante escéptico, tengo asumido que esto es irreversible y que la dieta es para toda la vida.

 Compitiendo a pesar de la EC

Sabes que la EC está asociada a otras alergias y enfermedades de carácter autoinmune. En tu caso ¿Es así?

Alergias tengo unas cuantas: al melón, melocotón, nueces... y hace un par de años tuve que dejar de comer salmón. En cuanto a las intolerancias he prescindido de comer pollo y pavo porque unas horas después de tomarlos me duele mucho el estómago. Creo que es importante la diferencia entre alergia e intolerancia, mis síntomas no tienen nada que ver con los de un alérgico al huevo que se come una tortilla.

También padezco dermatitits atópica y aunque es la herpetiforme la asociada con la celiaquía... nunca se sabe.

Tus logros deportivos, que aunque peques de modesto los tienes y buenos...

Los podios no los cuento porque en las carreras populares a menudo depende más de quién compite ese día que de tu propio rendimiento. Mis marcas son: 33´ en los 10 Km, 1h 13´ en medio maratón y 2h 44´en maratón. Mi objetivo a corto plazo es mejorar las dos primeras y en un par de años acercarme a los 2h 35´en maratón y para esto último no tendré más remedio que tomarme muy en serio la alimentación.



Miguel llegamos al final ¿Algo que quieras añadir?

Si,querría insistir en la idea de que la celiaquía no te puede limitar para practicar ningún deporte, ni siquiera el atletismo de fondo. Qué el arroz es un sustituto estupendo de la pasta de trigo o incluso la pasta de maíz que cada vez es más barata y está mejor conseguida. Animar a los celiacos a que ayuden al conocimiento de la enfermedad y que seguir una dieta sin gluten es un esfuerzo que merece la pena por muy tentadores que sean muchos alimentos prohibidos. No olvidéis que Djokovic pasó de hundirse en los finales de partido a ser el indiscutible nº 1 del tenis cuando empezó a tener una dieta sin gluten. ¿Casualidad?

Hasta pronto: Salud y Kilómetros!!

Carmen Rodriguez

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.