Japón I [Ponto-cho en Kioto]

Se puede comer barato, o al menos asequible, en Kioto, la histórica capital de Japón en el tradicional, auténtico y abarrotado distrito de Ponto-cho


Si no tenéis plan para estos días tontos de junio, os propongo que os acerquéis a Japón. Yo es lo que he hecho y estoy encantado. Además, es el momento perfecto: hace buen tiempo (primavera, como en España), British Airways te lleva en un viejo “triple siete” por poco más de 500 euros i/v y encima todos vuestros amigos estarán currando, con lo que el efecto envidia resultará perfecto.

Volé por Londres; desde la ciudad que vio partir a Willy Fog hasta Tokio hay unas 11 horas, que se convierten en 4 si os tomáis una buena pastilla para dormir en las horas que corresponden a la noche japonesa (que cada cual se ajuste la dosis en función de su propensión al sueño (narcolépticos, absteneos). Desde el aeropuerto de Narita me cogí el primer tren (Narita Express) hasta Tokio y luego otro desde Tokio hasta donde estoy ahora, Kioto.



Lo de los trenes en este país lo tienes que llevar bien estudiado si no quieres acabar en Sapporo pelao de frío cuando tú te dirigías al sur. Algo que ayuda es que cada tren tiene su nombre y que son rigurosamente puntuales, así que aunque no lo tengas claro, si es la hora de tu tren, te montas. Los caracteres japoneses lo único que hacen es aumentar la ceremonia de la confusión que es cualquier estación de un país extraño, pero tienen su punto gracioso…


¿Y la comida?, os preguntaréis. Pues la comida… simplemente tremenda. Para cenar me he ido dando un paseo a la zona de la calle Ponto-cho (paralela al rio Kamo, que atraviesa la ciudad), que está recargada hasta el infinito de pequeños restaurantes a cada cual más auténtico. Algunos tienen carta en inglés y en otros, la mayoría, hay que guiarse por los dibujos y luego jugar a gestos con la camarera para que te traiga lo que quieres.




Con la cerveza, de aperitivo, te sirven un cuenco de col cocida (los locales la mojaban en soja y se la comían) y algunas verduras y patatas cortadas muy finas y fritas (resulta gracioso ver a los occidentales afanarse denodadamente para coger estos fritos con los palillos cuando los japoneses los cogen con la mano…). Por ser el primer día en Japón no me he podido resistir al sashimi (5 cortes diferentes, a cual mejor), un poco de pollo y gambas en tempura y un par de Asahis para celebrar el primer día! ¿El precio? Para cenar dos veces. En total 3.482 Yenes, no llega a 28 euros…

Andrés Vegas

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

2 comentarios:

  1. Hola , yo he estado hace un mes, comí en un calle paralela, un lugar muy bonito con su jardin , sus mesas de madera, pensé me funden hoy la visa, comimos por 11 euros cada uno , todo muy rico,, cantidad, quedé fascinado.

    ResponderEliminar
  2. Pues en agosto vamos asi que estaremos atentos por si publicais mas post ;)

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.