Crema de avellanas La vieja fábrica

Creo firmemente en las ventajas de la competencia. No me gustan los monopolios, duopolios ni oligopolios. ¡Cuantas más sean las opciones para el consumidor, mejor para todos!.


Y resulta que el "sector", si es que se le puede llamar así, de las cremas de avellanas lleva demasiado tiempo en esta situación de poca competencia, al menos a nivel de la percepción del consumidor "tipo" en las grandes superficies, así que la llegada de una nueva marca es una buena noticia y ya, si se trata de una con la solvencia, el posicionamiento y el buen hacer de La Vieja fábrica, entonces, de veras que sí, que es una buena noticia.



La crema de avellanas de La vieja fábrica, se presenta en tres variedades (original, leche y galleta) en cómodos envases de 350 g.  Son cremas en cuya elaboración no se utilizan conservantes ni colorantes y se certifica que tampoco utilizan materias primas genéticamente modificadas. Cuenta, además, con certificado UTZ para el cacao y RSPO para el aceite de palma que acreditan que son resultado de una producción agrícola sostenible.

Y un producto como este, se apoya en una campaña publicitaria con soportes realmente atractivos.

Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

1 comentario:

  1. La probé hace unas semanas, y esta de muerte!! Me encanto!! Buenísima!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.