Barandana Ropa & Bar [Cuqui & happy]

Barandana Ropa & Bar es un negocio con dos locales... No, mejor dicho son dos negocios en dos locales que comparten propietario..., no, tampoco... 


A ver, son dos locales diferentes decorados de forma similar que comparten propietario pero son dos negocios diferentes, un bar y una tienda de ropa, aunque se mezclan, confunden y entrelazan de modo que puedes tomarte un menú del día, o una tarta de zanahoria a media tarde con unas buenas amigas y comprarte unas braguitas de diseño. ¿Te has enterado?.


Barandana Ropa & Bar




Pues sí, dos locales diferentes, juntos pero separados, uno es una tienda de moda dónde se venden diseños propios de Ana Cañas (que para eso es la jefa) y ajenos y el otro es un bar dónde puedes comer algunas cosas con aire casero y sanote, pero dónde, además, puedes comprar la ropa que se expone en sus paredes o en unas cuerdas de tender de atrezzo. Todo con cierto aire malasañero y relajado.


Mis amigos J. y M.A., que viven muy alejados de estéticas cuquis-vintages (y nunca leerán estas líneas), no acaban de entender que a la gente le gusten las cosas decoradas con sillas viejas y la cocina de la abuela, pero en fin, J y M.A. no cuentan demasiado en los estudios de mercado de la gente que monta un negocio como Barandana, a fin de cuentas no son consumidores de ropa femenina ni de carrot cakes.

La cocina de la abuela

Pero si te gustan las paredes de ladrillo visto y las cosas cuquis en muebles decapados y, además, te gustan las braguitas de diseño, entonces Barandana es tu sitio.

Pero ojo, que hay más cosas además del menaje viejuno. En Barandana la tarta de zanahoria es realmente buena, mejor que la de queso, que se queda en un aprobado alto. A medio día se llena y se puede comer bastante bien y por la tarde es un magnífico lugar para tomar un café o una cerveza y sentarse a charlar con amigos. Y no nos olvidemos que está en la calle Sainz de Baranda, en ese cogollo gastronómico que no hace sino crecer en el barrio de Retiro.


Barandana me gusta. Tiene una estética vintage que si bien ya me empieza a hartar en muchos sitios, aquí, no sé por qué razón, me satisface. Supongo que el hecho de haber conservado la forma del mostrador de los antiguos locales del barrio juega a su favor (el bar era una zapatería), pero es que además, como decía la canción, es un bar muy grato para conversar.




Barandana Ropa & Bar.

Decoración: Cuqui/vintage todo monísimo y confortable.
Ambiente: Relajado, amigos.
Recomendamos: Ir sin prisa a cualquier hora. Disfrutar en buena compañía o solo en compañía de un libro de poemas y, eso sí, probar la tarta de zanahoria y echarle un ojo a la ropa expuesta a la venta.
Horario: De domingo a jueves de 08:30 a 00:00. Viernes y sábado de 08:30 a 01:30
Web: Facebook

Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

1 comentario:

  1. Esa cocina de la abuela es monísima y me la imagino en mi No-casa de la sierra con mi No-autocaravana en la puerta (algún día me las compraré), todo así muy cuqui con mis gallinas, mis cabritas y mi huerto. Y una vaca. Y wi-fi. Curioso lugar sin duda, no se si me compraría unas braguitas de diseño, pero esa tarta de zanahoria caería seguro

    ResponderEliminar