Sal de Hielo [El nuevo restaurante de Juan Miguel López Castanier]

Visitamos Sal de Hielo.


(*) Desde el mes de Abril, Juan Miguel López Castanier ha dejado de trabajar en este restaurante.

La verdad es que con el cierre de El Chiscón de Castelló nos llevamos un disgusto. Han sido muchas las comidas y las veladas que pasamos entre sus bonitas paredes (me sigue pareciendo uno de los restaurantes clásicos más bonitos de Madrid, aunque pareciera de París), pero, por otra parte, nos alegramos mucho de reencontrarnos con algunos de los miembros de su anterior equipo tras la fachada de un nuevo local, Sal de Hielo, en la castiza Calle de Toledo.



Al frente de los fogones, como no, el que fuera el último Chef de El Chiscón, Juan Miguel López Castanier, que sigue dando muestras de su gran inquietud, capacidad de trabajo e imaginación.

Como no podía ser de otro modo, decidimos conocer esta nueva propuesta que habíamos visto bendecida en las redes por personajes como Miguel Angel Almodovar o María Kata así que afilamos los colmillos y nos lanzamos.

Sal de Hielo es diferente, es otra historia. Esto ya no es un bistró al que acudir con tu pareja a celebrar una cena romántica. Es un restaurante amplio, moderno, cómodo, de barra amplía y mesas que invitan a la tertulia con amigos después de haber dado buena cuenta de las propuestas de la carta, que son variadas, extensas y seguro que cambiantes. Es un lugar para la comida familiar, para el cumpleaños del abuelo, para el after-work de cualquier día de la semana y, por supuesto, para un aperitivo a pocos metros del lugar en el que se levantaba la fábrica de Mahou.

Hay recetas tradicionales, de las que no pueden faltar en un barrio como este a escasos metros del Vicente Calderón, pero además, hay grandes sorpresas y menús especiales para fines de semana o para satisfacer cualquier paladar.

Nos gustó mucho el local, la propuesta de la carta (quizá muy extensa y supongo que con el tiempo se ajustará un poco), no tanto la de los vinos, no ya por las referencias sino porque nos pareció un poco corta. Esperemos que, esta sí, crezca con el tiempo.


En la mesa catamos (quiero decir, nos zampamos) desde unos mejillones en escabeche casero a una gallina, también en escabeche, pasando por una ensaladilla con mango o, quizá lo que más nos gustó, esos langostinos con un bloody mary de guindilla que estoy deseando tunear porque la idea me pareció que ofrece grandes posibilidades.






Los postres estuvieron a gran altura y con aires franceses, esos de los que a veces hace gala el chef, pues no en vano corre sangre gala por sus venas.



Y algo que nos gustó mucho fueron los precios y si no me creéis os dejo el ticket con la comanda para que veáis que seis personas pueden comer (y bien) en el centro de Madrid por poco más de 100€.




Sólo nos queda desearles suerte en esta nueva andadura. Experiencia y buen hacer tienen a raudales. Nosotros solo decir que volveremos, que yo me quedé con ganas de probar ese costillar de cordero...



Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.