Restaurante La Montaña {Tradición infalible}

La madrileña zona de Moncloa-Argüelles se encuentra densamente poblada de restaurantes con referencias asturianas. Hubo un tiempo en que muchas familias emigraron a Madrid, se bajaron en la Estación del Norte (actualmente Príncipe Pío) y buscaron un local en la cercanía en el que iniciar una nueva vida.


Tradicionalmente la mujer se ocupaba de los fogones con el saber más tradicional y el hombre de la barra y las mesas y así pasaron los años: dando comidas, café y un rato de sosiego a la parroquia, al barrio, a la calle y a las visitas.

La cercanía con la estación, favorecía que familiares, amigos, etc... proveyeran de vez en cuando de viandas de la aldea, ¡nada como el compango de casa!.

Pasaron los años y a los negocios se fueron incorporando los hijos y así, muchos de estos locales han llegado hasta nuestros días. Algunos son realmente famosos, han protagonizado crónicas gastronómicas, programas de televisión y han congregado a propios y extraños para ver por la televisión los raros partidos de fútbol televisados del Sporting o del Oviedo.

Con el tiempo, algunos han evolucionado hacia propuestas más innovadoras, otros han cerrado tras pasar por momentos muy malos o porque los fundadores se jubilaron y los descendientes se dedicaron a otra cosa. Y, afortunadamente, algunos continúan día a día haciendo lo que mejor han sabido hacer siempre: feliz a su clientela con uno de los más hermosos oficios.

Desde aquí hemos reivindicado muchas veces el término "Casa de comida", tan vilipendiado o utilizado con desprecio en otros lugares. Creemos que no hay oficio más honorable y antiguo que dar de comer a la gente y eso es lo que se hacía en las casas de comida.

La Montaña es un restaurante con ese poso de "casa de comida", sin  postureos, en el que cada día se sirve un menú elaborado con sapiencia, se sirve al público con cercanía y profesionalidad y se ofrecen en carta especialidades infalibles, como esos callos que resultaron espectaculares, melosos, sabrosos y con el punto justo de picante.



Callos en Restaurante la Montaña Madrid


Disfrutamos de elaboraciones como el revuelto de calabacín, las croquetas (muy buenas, con tropezones, de las de toda la vida) y, sobre todo, el cachopo.



Croquetas en Restaurante la Montaña Madrid


Revuelto de calabacín en Restaurante la Montaña Madrid

De veras que en la foto no se aprecia el tamaño, pero os digo que es el mejor cachopo que he probado en Madrid, en serio. Nada grasiento, jugoso por dentro y, en definitiva, mucho más ligero de lo que parecería a simple vista.

Cachopo en Restaurante la Montaña Madrid


Como no, hay que probar su arroz con leche y su tarta de queso.

Arroz con leche en Restaurante La Montaña Madrid

Tarta de queso en Restaurante la Montaña Madrid

Pero ojo, no es un restaurante "viejuno", es un sitio muy agradable. Hay espacio entre las mesas, la decoración es funcional y con aire hogareño, la carta de vinos tiene referencias interesantes y se sale del Rioja - Ribera tan odioso y típico en Madrid. En fin, que es algo más que el típico restaurante de barrio, aún siéndolo y de toda la vida, pero que está ahí porque hace bien las cosas.


Restaurante La Montaña:

Calle Andrés Mellado 3; 28015 Madrid.
Telf: 91432653


PD: ¿Cómo hemos llegado a este restaurante?, pues resulta que cuando un buen amigo con la experiencia vital y el fino paladar de Phill nos recomienda un sitio hay que hacerle caso, pero si encima es un lugar al que acude casi a diario y nos invita a comer, entonces ¡vamos corriendo!. Por eso, porque fuimos invitados por Phill y su encantadora mujer y no sé cual fue el importe de la cuenta, no he realizado la media y puesto nota, aunque os aseguro que le tendría muy alta.



Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

6 comentarios:

  1. César, me encantan tus recomendaciones y, en cuanto puedo, iré a probar este restaurante de comida con fundamento!!

    ResponderEliminar
  2. Comida sin postureo, eso si. He echado en falta fotos del local. Ese arroz con leche, ains!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes razón, siempre intento meter fotos del local, pero aquel día había mucha gente, ibamos con prisa, era tarde, invierno... en fin, que tomo nota para que no vuelva a suceder

      Eliminar
  3. Qué curioso que esa zona de Madrid tenga poso asturiano por la emigración y que se dediquen, principalmente, a la cocina.
    En general, da gusto que todavía queden "casa de comidas", como dices, como antaño pero sin el calificativo "viejuno". Tiene que haber cabida para todo, no? Mientras las cosas se hagan bien...
    En cuanto a los platos, no conozco lo del cachopo pero todo tiene muy buena pinta, en especial las croquetas y el arroz con leche, que me encanta.
    Lo del vino, también pasa aquí. Rioja y ribera se llevan la palma, aunque creo que hace un tiempo hay muchísima más variedad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Qué rico!! Hay que tenerlo en cuenta cuando vuelva a Madrid. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.