Trattoria Limbara. Un restaurante sardo que sorprende por su sencillez y autenticidad

Una grata sorpresa en Madrid, un restaurante de cocina tradicional sarda. Porque no todos los italianos son iguales, te recomendamos esta trattoria que destila autenticidad


Nosotros no sólo comemos en restaurantes famosos, caros o regentados por chefs mediáticos. A veces, muchas, ya sea por devoción u obligación, comemos en restaurantes más modestos, pero no por ello menos recomendables.

Sinceramente, creo que se puede comer maravillosamente en una tradicional "casa de comidas" y de hecho vamos a recomendaros unas cuantas que nos gustan por su cocina, su trato, su ambiente o, más bien, por todo ello.

La Trattoria Limbara la hemos frecuentado mucho en los últimos tiempos; está muy cerca del lugar de trabajo de mi mujer, al lado de un popular cine y en una tradicional zona de ocio madrileño que, con los años, ha ido transformando locales de copas en lugares de tapeo o comida a medida que sus dueños y clientes han ido cumpliendo años.

Ficha resumen Trattoria Limbara
(*) La nota final es un promedio de todas las variables, con excepción de "Experiencia"


El local:

Veamos... 

No, no es bonito. La fachada tiene aire parisino. El interior no.

Trattoria Limbara, fachada

Tiene dos salas, una a la entrada tras descender unos escalones, y otro al fondo, con más ambiente para las cenas de fin de semana y en el que se puede disfrutar de música en directo en algunos momentos.

No, no es bonito, pero es cómodo, con mesas amplias y ese ambiente de Trattoria o casa de comida tradicional nada impostado.


La comida:

Si eres de los que estás convencido de que debe haber otra comida italiana más allá de las pastas, las pizzas, los risottos y esa apariencia "de comida en serie" de la mayoría de los restaurantes italianos, te recomiendo que visites la Trattoria Limbara.

Sí, también hay pasta.

Si lo haces, descubrirás comidas que no conocías; descubrirás elaboraciones sencillas y contundentes, sin refinamientos ni artificios, en cantidades apropiadas para saciar tu apetito. ¿Te suenan nombres cómo el Pane Frattau, la Fregola, los Culurgiones, el vino Cannonau, el Mirto o la Seada?

La salsa potente de limón da mucho carácter a este cerdo.

Olga, la joven, menuda y pizpireta dueña del negocio te contará la historia del local. te hablará de cómo importan muchos productos directamente desde pequeños productores sardos porque en Madrid no los encuentran.

Pan sardo

Disfruta de su charla, puedes sacar muchas conclusiones muy interesantes acerca del negocio de la hostelería. Habla de vino, de esas uvas comunes con las nuestras que en diferentes condiciones climáticas transforman la garnacha hasta hacerla irreconocible.

Cerdeña es una isla con una historia que resume a la perfección la de todo el Mediterráneo. Historia que se pierde en las nieblas de los mitos de su mezcla de sangres, idiomas, religiones y formas de ver la vida que cristalizaron en una personalidad única. No te la pierdas.

Toda una declaración de intenciones

El precio:

Puedes comer cualquier plato de la carta, pero, sinceramente, yo te recomiendo que te dejes caer por allí cualquier día a la la hora de la comida y disfrutes de un sencillo, casero, contundente y muy sabroso menú del día a un precio muy interesante.


Conclusión:

Como no podía ser de otro modo, hay una comida italiana distinta a la que todos vemos en un sinfín de restaurantes típicos y tópicos. La Trattoria Limbara (por cierto, el nombre hace referencia a un monte sardo) tiene el encanto de lo auténtico, de lo sencillo, de lo casero. Del trabajo y la verdad.

Te lo recomiendo, te recomiendo que dejes fuera ideas preconcebidas, que entres dispuesto a descubrir y a disfrutar de lo sencillo. Que pidas un vino sardo y disfrutes de la charla con Olga.


Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

1 comentario:

  1. ¡Hola Capitán!
    Te felicité en la blogoteca pero no sé si lo viste.
    Interesante y apetitosa entrada¡Que aproveche!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.