Tagliatelle al nero di seppia, con tomates Cherry y mejillones en escabeche


En este blog somos muy de comer pasta y, particularmente yo, de comer pasta "al nero di seppia", ya sabéis, coloreada con la tinta de sepia o calamar.

Este tipo de pasta suele, como es lógico, consumirse con salsas o ingredientes marineros y con verduras u hortalizas que contrasten vivamente con el intenso color negro. Me encanta utilizarla para conseguir contrastes cromáticos con tomates, pimientos, gambas, etc...

Hoy os proponemos una receta muy sencilla de realizar, muy colorida, tremendamente vistosa y, lo que es más importante, ¡deliciosa!. Para ello la vamos  a combinar con tomatitos Cherry variados en formas y colores, mejillones en escabeche y albahaca fresca, ¡así no se puede fallar!.

Acompañan además a la receta un par de trucos o consideraciones importantes a la hora de cocinar pasta que espero que os gusten.

Tagliatelle al nero di seppia con tomates y mejillones



Ingredientes para 4 personas:


  • 400 gr. de Tagliatelle al nero di seppia.
  • 400 gr. de tomates Cherry variados.
  • Una lata pequeña de anchoas en aceite de oliva.
  • 200 gr. de mejillones en escabeche (unas dos latas con su líquido).
  • Un manojo de albahaca fresca.
  • Un vaso pequeño de vermú blanco.
  • Pan del día anterior.
  • AOVE. sal.




Tagliatelle al nero di seppia

Elaboración:

1.- En primer lugar vamos a elaborar una especie de pangrattato, pero sin añadir ajo o alguna hierba, Simplemente vamos a machacar pan duro y lo vamos a tostar con un poco de aceite en una sartén muy caliente, queremos que se tueste un poco, que no se empape de aceite y que nos de una textura crujiente al plato final. Cuando se dore, retiramos sobre papel absorbente.


2.- A una sartén muy caliente incorporamos las anchoas y vamos removiendo con una espátula o cuchara de madera. Las anchoas se irán deshaciendo y añadirán el toque salado al resultado final.

3.- Ponemos abundante agua a hervir, cuando rompa añadimos sal gorda y la pasta, cocemos el tiempo que diga el fabricante, un poco menos, si la queremos algo más al dente.

4.- Cuando las anchoas estén casi deshechas, añadimos 3/4 partes de los tomates Cherry cortados por la mitad y esperamos a que se vayan cocinando y ablandando soltando agua. Removemos con la cuchara de madera y reservamos los otros tomates.



5.- Cuando tengamos la pasta cocida, retiramos y escurrimos, pero nada de enfriarla. Reservamos un poco del agua de cocción.

6.- A estas alturas los tomates ya estarán cocinados, incorporamos el vermú y esperamos a que reduzca, momento en que añadimos un poquito del agua de cocción de la pasta y la propia pasta. Cortamos la cocción.

7.- Incorporamos los mejillones, los tomates reservados cortados por la mitad y la albahaca picada gruesa, removemos.


8.- A la hora de emplatar, por encima añadimos el pan tostado del primer punto y lo acompañamos de un estupendo vino rosado, por ejemplo, algún vino canario como éste "El Grifo", elaborado con uva Listán Negro y del que ya hablaremos



Y ahora, después de comer esta delicia... ¡a bailar!


Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

11 comentarios:

  1. Cómo me gusta este plato!! Yo también hago lo mismo con las anchoas. Es curioso que así dan un sabor muy rico sin dejar rastro de la anchoa en sí. El vino tiene muy buena pinta!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las anchoas es una gran idea, pero es importante luego no salar.
      El vino es magnífico, eso sí, no es fácil de encontrar, al menos en Madrid

      Eliminar
  2. Waaaaauu me encanta como te ha quedado el blog! Llevo una larga temporada desconectada y que maravilla de receta me encuentro, de rechupete!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mi Ka!.
      Que placer volver a verte por aquí ;)

      Eliminar
  3. Hola me gusta tu blog y quería invitarte a formar parte de www.recetapordia.es un directorio para blogs y recetas de cocina donde sólo tienes que registrar tu blog y aparecerán los enlaces a tus recetas para que te visiten. Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  4. Uff, que pasata más rica, yo también soy dada a tomar pasta, es que me pongo ciega cuando la preparo. Pero nunca la he preparado negra así que ya sé con que receta estrenarme.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  5. No sé que me llama más la atención, si la receta o la pedazo de foto que le has hecho.
    Espectacular las dos!!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. chisk, chisk, chisk...esas anchoas deshaciendose ... chup...chup..chup...esos cherrys haciendo cama para la pasta...crunch, crunch, crunch ese textura crujiente!! Onomatopeyicamente genial ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... una descripción perfecta, sólo faltan los olores.

      Eliminar
  7. Anda...! Y te lo has "jalao" con un Grifo de Lanzarote! Toma ya! No, si bobito no eres tú!

    Me ha gustado especialmente ese toque de pan crujiente y te aseguro que lo voy a incorporar en algún plato de pasta con anchoas. Y estoy de acuerdo, el colorido de los ingredientes hace que aún tengamos más ganas de comerlo.

    Besitosssssssssssssssss

    (PD: y ese camino de Santiago... qué tal ha terminado?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un vino estupendo, voy a tener que estudiarlo más a fondo...
      A lo largo de los próximos días publicaré las vivencias del Camino

      Eliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.