Restaurante Garbo

Plaza del Carmen 4
28013 Madrid.
Teléfono: 915232610.
Precio: 30-40 €



(*) La nota final es un promedio de todas las variables con excepción de "Experiencia".


Hoy os traemos a este espacio un restaurante italiano con aires trasatlánticos y porteños que ocupa un precioso espacio en la planta baja de un hotel con encanto en una zona privilegiada de Madrid.

No sé vosotros, pero yo cuando viajo y, sobre todo, cuando lo hago por otros países, tiendo a cenar en restaurantes próximos a mi hotel o lugar de alojamiento y así que si cerca de un buen hotel colocamos un restaurante, este tendrá clientes y si se trata de un local italiano, la jugada es doble, porque todos somos conscientes de la enorme difusión internacional de la cocina italiana que dota a cualquier restaurante “digno” que la elabore de una ventaja competitiva de cara al turismo.

Pero esta difusión no garantiza la calidad y al igual que hay fantásticos ejemplos, otros no están a la altura y a veces los términos abundancia y mediocridad van de la mano.

No es el caso.

Garbo es un restaurante con carácter que ofrece grandes cosas: un espacio cuidadísimo, una carta completa (incluyendo los vinos) y un buen servicio.

El local:

Amplio, muy agradable, luminoso, con las mesas bien vestidas y una decoración moderna y a la vez cálida, está pensado para hacer realmente plácida una velada.


La barra es pequeña, pero dispone de una zona de mesas elevadas para comer de forma más informal que en las mesas y desde allí se tiene una localidad de primera fila para disfrutar de las veladas musicales que se realizan los jueves.


Dispone además de una amplia terraza localizada en una plaza peatonal que propone una especie de oasis entre zonas bulliciosas y repletas de gente como son las cercanas Puerta del Sol y Gran Vía.

No suelo hacer mención a los aseos de los locales, aunque siempre es algo a tener en cuenta y en Garbo se merecen un aplauso.


La carta:

Esencialmente se trata de cocina italiana sin grandes alardes, pero honesta en una carta muy amplia e ideal, bien para una comida desenfadada, una velada romántica o variada en gustos para satisfacción de un grupo de amigos.


Destacamos de entre su oferta unas espectaculares pizzas, con una masa fina y crujiente y con ofertas ciertamente originales, como la de ternera y cebolla caramelizada.


No podemos olvidarnos de la pasta fresca elaborada a diario y completada con una estupenda oferta de salsas para gusto del cliente.

¡Y que me decís de los postres!. Por favor, reserváos un hueco para ellos, sería imperdonable no permitirse este capricho.




Quiero hacer mención a los vinos, puesto que no se detienen en clásicos (y turísticos) vinos españoles (algo muy común en la zona, aunque la oferta gastronómica del local nada tenga que ver con nuestra cocina, muchos se quedan en el consabido "Rioja o Ribera"), ni siquiera en vinos italianos, ya que podemos encontrar excelentes referencias argentinas y chilenas que ofrecen esos vinos del "nuevo mundo" tan del gusto de nuevas generaciones y clientes sajones.

Conclusión:


Una estupenda opción para disfrutar a un precio razonable de una amplia carta en un local sobresaliente en pleno centro de Madrid, ¡y no puede ser más fácil!, puesto que su cocina está siempre abierta, algo cada vez más común e interesante.


Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

1 comentario:

  1. Me encanta la comida italiana y hay restaurantes italianos que son un lujo. Tomo nota para cuando pase por Madrid. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.