La fragua de Sebín

Restaurante la fragua de Sebín


Fachada de la Fragua de Sebín

Calle Divino Pastor, 21.
Telf: 914459597
Precio: a partir de 30 €




Las ciudades están vivas, las ciudades cambian y la mía, Madrid, cambia mucho.

Uno de los barrios más populares y vitales de la Villa siempre ha sido Malasaña, dónde no sólo hay lugar para noctánfilos y para el postureo. Hay muchos y buenos restaurantes honestos que hacen un magnífico trabajo y nos alegran el paladar.

Uno de esos lugares es la Fragua de Sebín, un coqueto y moderno lugar que se ha hecho con una fiel clientela a la que se añade cada día alguien nuevo porque hace las cosas bien y, además, está en un lugar magnífico, un emplazamiento idóneo.


La comida:

Buenos sabores, buenas raciones (incluso algo grandes), buenos detalles, buenos complementos, buena presentación... en fin, todo estuvo a la altura de un notable, si bien tampoco nada destacó maravillosamente, digamos que todo fue algo más que correcto.

Callos de bacalao

Su cocina aúna lo tradicional con toques más modernos, unas propuestas que no ahuyentan al amante de la cocina de toda la vida, poco amigo de las innovaciones y a la vez deja sitio a nuevas propuestas. Además, la carta es muy variada, con lo cual digamos que hay un plato para cada comensal y puede ser el lugar ideal para una comida o cena en grupo en el que suele haber diversidad de paladares.

Zancarrón

Además, la oferta varía con la temporada y ahora en verano disponen de una especial para la terraza (que no estaba abierta cuando estuvimos, así que no os hablaré de ella) en la que hay desde los más castizos soldaditos de pavía a referencias tex-mex en forma de fajitas y jalapeños.

A destacar también la diversidad de la carta de vinos, con presencia de muchas D.O. algo que siempre valoro positivamente.



Variedades de azúcar

La sala:

Hicimos muchas fotos de la sala, pero… gajes del bloguero, se han perdido, por lo que os pongo alguna foto mía y otra sacada de su propia web.

Sala: Imagen de www.fraguadesebin.com

Es un lugar bastante amplio, con mesas de buen tamaño. Estoy cansado de los lugares en que la mesa para dos es una mesita arrinconada en la pared del pasillo, esto no pasa en la Fragua de Sebín.

La decoración es cálida y a la vez funcional. A mi me pareció elegante el contraste de colores y, sobre todo, me gustaron los tonos y los cuadros colgados en las paredes.


El servicio es algo muy destacable, fue, sencillamente, magnífico.

Conclusión:

Buena comida con mucha diversidad para elegir, magnífico servicio, diversidad de platos a elegir y posibilidad de disfrutar de una terraza en uno de los barrios más populares de Madrid.

Recomendable al 100% y ya sabéis, si os pasáis por allí decid si los habéis conocido por nosotros, no os invitarán a nada, ¡pero nos daréis a conocer!

Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.