Caviar de chile tailandés


Caviar-chile-tailandes
Nuestro amigo Rafa, de Cucharón y paso atrás, nos propuso una maravillosa receta que se convirtió en finalista en nuestro concurso de Cocina con guindillas.

Su receta implicaba una dificultad importante al contener esferificaciones, pero no hay nada que eche para atrás a Tsatsiki Chef y si bien no realizó la técnica de la misma forma que Rafa, supo afrontar el reto con un arma que conoce bien intentando, eso sí, respetar al máximo la idea original de la receta, ósea, unas esferificaciones con sabor a chile tailandés.

En cualquier caso veréis que si bien es una técnica un poco “pesada” (laboriosa), no es difícil, desde aquí os animamos a que probéis y nos contéis vuestro resultado.




Ingredientes:

  • 250 ml. de caldo de ave.
  • Una cucharada (de postre, pero colmada) de pasta de chile tailandés.
  • 3 gr. de agar-agar.
  • Un vaso de aceite de girasol.


Preparación:

1.- Ponemos el aceite en la nevera durante al menos una hora.

2.- Llevamos el caldo a ebullición; agregamos el chile y cocemos durante un minuto. Bajamos el fuego, espolvoreamos el agar-agar y cocemos durante tres minutos removiendo de vez en cuando.
Apartamos del fuego.

Llevando a ebullición la pasta de chile con el agar-agar.

3.- Llenamos una jeringa con la mezcla y vamos echando gotas en el vaso de aceite de girasol frío (con un poco de pulso y paciencia no es difícil). Gota a gota para que quede bonito, si sale un chorro quedará una masa informe muy poco estética. Las gotas forman bolitas que se irán cayendo al fondo del vaso según se enfrían.



4.- Durante el proceso la punta de la jeringa se coagulará y la mezcla se empezará a gelatinizar. No pasa nada, se vuelve a llevar a ebullición y listo.

5.- Cuando esté todo nuestro caviar hecho lo colamos, para separarlo bien del aceite, y perfecto para decorar cualquier plato.

Caviar-chile-tailandes
Caviar de chile terminado

¿Qué tal hacerlo con sabor a tomate? ¿o negro con tinta de calamar?, ¿o verde con un buen pimiento italiano?.




Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

8 comentarios:

  1. Me ha encantado! Una idea fantástica!
    Yo lo he hecho alguna vez con tomate..pero con guindillas tiene que estar exquisito!
    Tomo nota!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No se te olvide contarnos el resultado!.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Llevo tiempo detrás de hacer esto, pero nunca me pongo manos a la obra.. La verdad es que queda muy bonito! bs

    ResponderEliminar
  3. He intentado hacer un día caviar dulce con agar agar pero no salia nada de nada. Intentaré esto ya que si dices que sale bien y Rafa también lo debo probar.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que Rafa utiliza otra técnica, esta fue nuestra alternativa para poder reproducir de algún modo su receta.
      ¡Inténtalo, ya verás como es un poco latoso pero fácil!.

      Eliminar
  4. Amores, he venido a robaros jua jua jua

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.