La verdadera historia del Chupacarpas

Esta, y no otra, amigos míos, es la historia del temido “Chupacarpas”, aunque no siempre tuvo ese nombre. Al principio se le conoció como Perkagloü, aunque al poco tiempo los medios de comunicación japoneses le dieran otro nombre: Perkazilla.


Noche de brujas…

¡Acercaos amigos!, ¡acercaos todos!… os contaré una historia que os proporcionará las pesadillas que andáis buscando. Voy a hablaros del innombrable, del monstruo más temido por los marineros de todos los mares y océanos, de aquel que siempre tiene hambre.




Tenía hambre…

Había pasado mucho tiempo desde su última comida. No entendía que estaba pasando.

Perkagloü no lo sabía, no conocía los detalles, no entendía su diferencia; simplemente, tenía hambre.

A lo largo de 2000 años, todos sus antecesores se habían ocultado en aquel rincón, justo al fondo, en la esquina de aquel estanque interior. Generaciones y generaciones de exposiciones a contaminantes químicos y centenares de mutaciones genéticas después, Perkagloü, tenía hambre.


Y es que no era consciente de su verdadera naturaleza, de perca mutante y fangosa, de piel viscosa y visión nula que se alimentaba de congéneres despistados que pasaban cerca de su territorio.

Había crecido más que cualquier otra perca, tenía el tamaño de una Volkswagen kombi y no paraba de crecer. Allí casi no había agua, así que desarrolló la capacidad de tener respiración pulmonar y unos grandes y largos tentáculos con los que atrapar a sus presas sin necesidad de desplazarse. Pero ya casi no había presas, cada vez tenía más hambre.


Y hubo un día que ya no tuvo nada que comer. Ya no quedaban congéneres con los que practicar el canibalismo.

Aquí nación Perkagloü...

Hacía días que los guardas y encargados de conservación de la llamada basílica cisterna de Estambul se preguntaban dónde estarían los peces. Cuando disminuyó su número lo achacaron a la presencia de metales pesados provenientes de las monedas que los turistas lanzaban al agua, o quizá algún desaprensivo había contaminado las aguas.

Quizá, simplemente, los peces se habían ido.

Nadie pensó que el niquel de las monedas, combinado con el mercurio, el benceno, o el formaldehído de las colillas de los cigarros tiradas en las alcantarillas, hubieran provocado el nacimiento de Perkagloü, o como fue posteriormente más conocido gracias a los noticiarios japoneses, Perkazilla.

Y llegó el día en que sin alimento y desesperado, Perkagloü percibió el aroma a insecticida proveniente de la laca de un grupo de turistas jubiladas canadienses y sin pensárselo dos veces, recordando el familiar y hogareño aroma a DDT que su familia también había apreciado desde hacía décadas, se lanzó… tenía hambre.

A partir de ese momento las crónicas se vuelven confusas, testigos presenciales afirman que un pez-anfibio del tamaño de un trolebús devoró al equivalente a un autobús del IMSERSO de jubiladas canadienses de pelos azules.

El caos se adueñó de la ciudad, cientos de turistas huyeron despavoridos provocando avalanchas por todo el barrio de Sultanhamet. Perkagloü, por su parte, alcanzó la calle y, por primera vez en su vida, sintió el calor y el brillo del sol, tamizados, eso sí, por la contaminación de la ciudad, que salvaguardó sus vítreos ojuelos.

Despavorido, saltó sobre su panza calle abajo, en busca del agua del Cuerno de oro, al que llegó después de aplastar dos tranvías, a un grupo de japoneses despistados y a tres riojanas que intentaban regatear con un revisor el precio de unos billetes de autobús.

Alcanzó el estuario a la altura del puente de Gálata, lugar en el que medio millón de ciudadanos apiñados intentaban pescar alguna caballa rellena de PVC. Perkagloü alcanzó el agua y arrastró con su enorme boca a doscientos cincuenta pescadores que cayeron aterrados mientras la enorme masa de conciudadanos corría despavorida encomendándose al gran Mustafá Kemal Atattürk

Pues sí, eso es lo que estaba soñando en mi segunda noche en Estambul cuando el iman de la cercana (pegadita) mezquita realizó el llamamiento a la oración a eso del amanecer….

Eso era un “sinvivir”, en fin, no había mucho más que hacer, bueno, sí, ducha y a desayunar, que tocaba luego un día muy duro y muy largo en el que intentaría evitar a toda costa acercarme a cualquier pez vivo, asado, frito o de caramelo.

Pero esa es otra historia que os contaré otro día, de momento, de momento me despido al estilo imperante en Japón desde hace unos fechas…

Duérmete niño,
Duérmete ya
O vendrá Perkazilla
Y te llevará…


Reconstrucción del ataque de Perkagloü



Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

21 comentarios:

  1. Pero qué significa este momento?? jajaja me ha encantado Capitán, mira que al empezar no había yo caído en que nos debías la crónica de los peces mutantes de la cisterna (así dicho se parece más a las tortugas ninja que al épico Perkazilla, siempre ha habido clases :P) y me has dejado muerta. Olé.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡El Chuparcarpas!!, jajajajaja... ¡me parto!, al principio creí que era una errata,¡pero qué va, si es aposta!, ¡es buenísimo!. Pero me sorprende Capitán, ¡ha hecho usted un alegato ecologista!.
    En cualquier caso muy bueno, me he echado unas risas a costa del pobre monstruo mutante, ¿habrá más aventuras de nuestra querida bestia?.
    Un saludo desde un lugar muuuuy seco. Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de hecho el relato está cortado, continuaba viajando a Nueva York, como su primo Godzilla, pero no me pareció apropiado en estos momentos

      Eliminar
  3. El chupa que había oído el chupacabras pero carpas?
    Habrá también el chupaGambas, chupaAlmejas, chupaMejillones, chupacentollos etc o en la familia de los crustáceos no se dan.

    Saludos
    www.uncocinillaenlacocina.com

    ResponderEliminar
  4. Está claro. El Chupacarpas es el prólogo del cataclismo que tenemos a las puertas. Miles, millones de mutantes ingrávidas hurracas esperan, en la cara oculta de la luna, la señal acordada para lanzar su definitivo ataque y borrar de Gaia al molesto virus que últimamente parece que se quiere asentar en su seno.

    No hay crisis. Olvídate. Eso de lo que te hablan son sombras proyectadas. Bebe vino. Sal. Cena. Respira y mira al cielo. Y cuando veas millones de hurracas de 600 kgs bajar del cielo, no lo dudes, enciéndete un pitillo y pídete otro vino.

    El tío de la copa (ya os ha avisado)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hombre!, ¡el Tio de la copa!, dichosos los ojuelos, aunque te veo un poco mal... fatal

      Eliminar
  5. Ya me lo explico. Han cambiado de nombre al Manicomio. Ahora se llama Blog de cocina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje... gastro-ocioso y hoy quería dejar un relato terrorífico-humorístico-viajero

      Eliminar
  6. peroooo... ¿hemos perdido el rumbo? Chupaqué...? Perkaquien...? ahhhh, creo que ya lo entiendo... es una nueva receta, ¿no?... el chupacabras ese al ajillo, con una vinagreta, en su tinta (no, eso no, que no era un calamar), en tempura... imagina las toneladas de harina que se necesitarían para rebozarlo...

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, se me ha olvidado hacer un comentario acerca del esquema del ataque del chupacabras... naif? minimalista? me falta vocabulario...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La palabra que andas buscando es Rabánico, :P

      Eliminar
    2. Si, creo que Rabánico es la palabra...

      Eliminar
  8. Me lo llevo a la página facebook del blog! se q no te importa..o si?... :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que no me importa!, cuanta más difusión mejor.

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Es una realidad, el frikismo como religión es una realidad. Pero creo que ésta carpa debería organizar un grupo político, Le iría mejor. Propongámosla como mascota de Eurovegas sin impuestos.Un beso y enhorabuena a los que seguís creyendo en las historias de terror (la realidad siempre es superior).

    ResponderEliminar
  11. Jolín, me pensaré muy mucho a partir de ahora acercarme a un estanque, a ver si hay algún pez mutante esperando y aunque no me devore entera, a ver si me quedo sin un meñique...Ji,ji...

    ResponderEliminar
  12. Bueno, al menos me quedo tranquila, Perkagloü es tan solo un mal sueño!! muy buen relato!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.