Tónica Boylan


En la vorágine consumista de gin-tonics en la que últimamente nos hemos visto envueltos, han despuntado un montón de marcas “premium” de ginebra, pero, a la vez y como es lógico, su complemento también ha visto aumentar la variedad en el mercado. Es decir, a la estela de las ginebras han aparecido un montón de marcas premium de tónica.

En este caso os hablamos de una marca que, confieso, yo no conocía, la tónica Boylan, que presume de su nacimiento en Nueva York hace nada más y nada menos que 121 años.

Pero no sólo su edad es un factor a tener en cuenta, presumen de calidad, de estar elaborada artesanalmente con ingredientes 100% naturales, sin conservantes ni colorantes y de utilizar azúcar de caña como edulcorante en lugar de los siropes de maíz, utilizados mayoritariamente en el mercado.

Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

6 comentarios:

  1. Con la escusa de probar tonicas y gin tonics deferentes acabamos las noches muy divertidas. Ahh Y refrescantes

    Un Abrazo, Agustí Cangrejo Grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje... eso sí... y con los bolsillos vacios!.

      Eliminar
  2. Y yo que sólo he probado un par de maracas de tónica, a ver si me pongo al día :)
    Por cierto los cambios del blog me gustan mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por lo del diseño. Yo, con la tónica, voy a lo seguro con Schweppes, pero bueno, no está mal probar otras

      Eliminar
  3. Al Capitan le va a encantar tu conentario.Lleva todo el verano trabajando sin parar,cambiando e ideando....y le esta quedando muy bien.Besos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta el Gin-tonics, que bueno tener tanta variedad para poder probar y probar, esta tónica no la conozco, a ver si la encuentro...
    Besotes

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.