Restaurante Extremadura

RESTAURANTE EXTREMADURA

Calle Libertad 13, Madrid
Telf: 915318222
Precio: 38€ por persona.

Calificación3,5 GUINDILLAS



 

¡Qué ganas teníamos de hablaros de nuestro segundo restaurante!, ¡ya veréis ya!, ¡qué bien se come en el Restaurante Extremadura!, cocina tradicional con ciertos toques de modernidad en algunos platos. Hablamos de una carta extensa basada en productos locales extemeños.

El Restaurante Extremadura ha obtenido 3,5 sobre 5 Guindillas en nuestro gindillómetro de restaurantes y a punto ha estado de llegar a las 4 y si no lo ha hecho ha sido por un par de cuestiones que veréis al final de la crónica. Habrá más restaurantes con esta calificación, pero no será fácil, vamos a ser exigentes.

La verdad es que la ubicación del lugar casi le asegura el público, pues estamos hablando de una de las zonas más transitadas en el ocio gastronómico madrileño. De hecho, podemos comprobar como su carta está disponible en varios idiomas.

El local:

Se trata de un local no demasiado amplio, decorado con cierto buen gusto, aunque nos hubiera gustado un poco más de distancia entre las mesas. Con toques modernos, luminoso y algo serio, el ambiente es extremadamente variado y en él seas de la edad, identidad sexual, aspecto o condición, estarás muy a gusto.
El local es moderno, pero con aire serio, con unas columnas que recuerdan farolas de color rojo y una salamandra como icono del local.  No todo el mundo opina lo mismo, pero a mí me da un aire a bistró.

La cena estuvo amenizada con la música al piano del maestro Osvaldo Casco, que, una tras otra, interpreta bandas sonoras de famosas películas. Esto es un buen recurso, pues si en un momento dado te falta un tema de conversación, siempre puede ayudarte en plan:

- ¿De qué peli era esto?.
- ¡Qué buena!, me suena mucho.

Claro, que siempre puede ocurrirte algo así:
- ¡Ah!, ¡me encanta esta película!.
- A mi no, odio el cine, las bandas sonoras y los pianos.

Bueno, al grano.

El yantar:

Como ya hemos indicado, las opciones están basadas en la gastronomía extremeña. Contundente, carnívora y sabrosa.

La carta es bastante extensa, con excepción del capítulo de los pescados, cosa por otra parte muy lógica, dónde sólo destacan un par de elaboraciones a base de bacalao. Es de destacar el aperitivo que disponen en la mesa mientras buscas en su carta a la vez que comienzas a salivar. Es costumbre cobrar el servicio de la mesa y lo cierto es que ya que lo van a hacer, mejor que sea de esta forma, con un buen pan de hogaza, un abundante surtido de paté y una refrescante ensalada de lechuga fresca. Vamos, que la cosa comienza muy bien.

Lo que está realmente bien es la carta de vinos, con muchísimas referencias de diversas denominaciones, pero lo mejor de todo es la cantidad de vinos extremeños de buena calidad que podemos degustar. No conozco muchos lugares fuera de la propia Extremadura (y ni aún así) dónde podamos encontrar vinos como estos.

A continuación pedimos los entrantes (En esta ocasión fuimos 8 comensales):
  • Dos raciones de migas de pastor con uvas, el tamaño no es excesivo.
  • Boletus. Inolvidables.
  • Bocaditos de calabacín rellenos de ibérico con salmorejo. Nos encantó a los ocho que íbamos.
  • Asadillo de pimientos con bacalao confitado y vinagreta de higos.


Ahora llegamos a los segundos:

  • Rabo de toro.
  • Solomillo de ternera a la torta de Casar.
  • Chuletas de chivito con majada de tomillo y romero.
  • Chupa chups de codorniz.
  • Parrillada de presa, secreto y pluma ibérica, para compartir.
  • Pez mantequilla
¡Mirad que buena pinta!:





Y ahora los postres:

  • Técula Mécula Olivenza (*), muy típico.
  • Tocinillo de cielo en crema de yogurt con sorbete de frambuesas.
  • Coulant de chocolate.
  • Bombón de higos.
  • Pudding con nueces.
¡Hmmmm...!, ¡Qué rico!




Conclusión:


El precio final fue unos 38€ y nos invitaron a licores de bellota, pacharán, orujo y licor de limón sin alcóhol (sólo el limón era sin alcohol, que uno tiene una reputación).


Se trata de un buen restaurante con un ambiente heterogéneo, agradable y con una comida sabrosa y una estupenda carta de vinos llena de curiosas referencias locales que van mucho más allá de algunas típicas referencias. No os cuento más, porque lo cierto es que entre los vinos por copas que fuimos consumiendo y otros que nos aconsejaron, perdí la cuenta (un defecto de juventud como crítico gastronómico, no volverá a suceder). En cualquier caso, os aseguro que la carta de vinos es una gozada.

A destacar: La carta, la carta de vinos, el ambiente del lugar.


A mejorar: El servicio, no porque sea lento ni porque tuvieramos algún problema, pero desde luego un poco más de amabilidad y alguna sonrisa no hacen daño. El precio. No es un sitio caro, pero si el precio hubiera sido un poco más bajo, sobre todo teniendo en cuenta que el tamaño de las raciones no es ni mucho menos excesivo, nuestra nota habría sido mucho más alta.

En definitiva, un sitio muy recomendable en el formato que queráis; ya sea en familia, pareja o amigos.

(*) Se trata del nombre de una rica tarta llamada "Técula Mécula", la receta, según cuentan, fue encontrada en un baúl, por la fundadora de una pastelería del mencionado pueblo, y en vida de ella, a mediados del siglo pasado, fue registrada. La receta ha sido guardada celosamente por sus propietarios y transmitida de generación en generación.

Por lo que, fuera de ellos, quienes la preparan, han ido versionándola a su manera.

La pastelería de Olivenza la distribuye a toda España, sobre todo en la época de Navidad y dice de ella:

"Es un dulce elaborado a base de yema y almendra, va forrada con hojaldre y bañada por yema, pero lo más importante es que tiene una duración de 1 mes. Pesa 1,5 kg. y sus ingredientes son de alta calidad, por todo esto ella misma ha conseguido la fama, ya que el prestigio es reconocido por todos"

Capitán Rábano

Gastronomía, ocio, viajes, nutrición y buena vida en el más amplio sentido

3 comentarios:

  1. LO CONOZCO Y ES UN SITIO QUE ME ENCANTA!!OS LO ACONSEJO Y LOS CAMAREROS OSN SERIOS, PERO MUY MAJOS. TIENEN UNA JEFA DE SALA ESTUPENDA,Q UE RECUERDE. AL LADITO DE CHUECA

    ResponderEliminar
  2. Habéis estado tacaños con las guindillas. Y sobre el precio me parece un poco exigente, no hay muchos sitios en Madrid donde se puede comer, y beber, como en ese sitio. Por si no os habéis dado cuenta es uno de mis restaurantes preferidos.
    además os dejasteis sin probar los que para mi son los platos estrellas el cabrito (el mejor d Madrid) y los huevos con trufa. Además en época de caza tiene una carta muy interesante., a no perderse su arroz con zorzales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Hombre, si te das cuenta a algún sitio como el Club Allard, un restaurante con 2 estrellas Michelín (cuando fuimos tenía 1) le hemos puesto sólo 0,5 puntos más.
      En cualquier caso, tenemos previsto una nueva visita, ten en cuenta que esta crónica ya ha cumplido bastante tiempo, es del año 2010.

      Eliminar

Muchas gracias por tomarte la molestia de dejarnos un comentario.

Puedes preguntarnos o comentarnos lo que quieras, que con gusto responderemos lo antes posible. También puedes hacerlo a través del formulario de contacto, en los e-mails de los editores o a través de los perfiles de redes sociales.

Con un par de guindillas se reserva el derecho de eliminar comentarios que contengan publicidad o algún tipo de referencia discriminatoria, intolerante o muestren una falta de respeto hacia editores o lectores del blog.